martes, 25 de junio de 2013

Pañuelo de bolillos y bolillero.


Olvidado en un rincón
en el fondo de un ropero
entre trapos y zapatos
encontré mi bolillero.

Con los hilos enredados
y las puntillas desechas
entre agujas y alfileres
entre bolillos y telas.

Está esperando unas manos
¡Qué de pronto lo despiertan!
Y lo convierten en obra.
Entre vueltas y más vueltas.

Y giros hacia la izquierda,
y giros a la derecha.
Despierta de tu letargo,
vuelve  a ser una promesa.

Vuelve a tejer entredoses
puntillas de hilo y de seda.
¡Despierta de tu letargo,
qué no me gusta que duermas!.


Alicia.





En el bolillero se ve la puntilla que estoy haciendo para un cojín.






1 comentario:

  1. Asombroso eltrabajo de bolillos, me parece complicadisimo.

    ResponderEliminar